El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia

Paro docente y una marcha contundente
19 marzo, 2014
Scioli de paro en paro…
27 marzo, 2014

Por Yanina Lofvall 

El 2 de agosto de 2002, el Congreso de la Nación Argentina dictó la ley 25.633, creando el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia con el fin de conmemorar a las víctimas, pero sin darle categoría de día no laborable. Tres años después, durante la gestión del presidente Néstor Kirchner, se impulsó desde el mismo Poder Ejecutivo Nacionalque la fecha se convirtiera en un día no laborable, inamovible. Se produjo un debate, durante el cual opositores al proyecto enviado por el Poder Ejecutivo recalcaron que el carácter de feriado se podría asociar a la idea de festividad, mientras que el oficialismo sostuvo que “no hay posibilidad de que ningún docente pueda ignorar el hecho”. Finalmente, con el apoyo de organizaciones de derechos humanos como Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo, el proyecto se convirtió en ley.

Sin duda “la memoria” ha pasado a ser en nuestro país un sinónimo de “nunca más terrorismo de estado”. Bajo políticas impulsadas por organismos de derechos humanos, por un fuerte impulso de HIJOS en los 90´ con los escraches y los pedidos de legislación, los acciones concretas del estado de apertura de juicios a las Juntas, de resignificación de espacios de tortura en espacios de memoria y militancia.

Un largo recorrido con mucho trabajo de reconstruirnos como sociedad, deconstruir discursos sociales como “algo habrán hecho” y “no te metás”. Un doloroso camino para las víctimas que sobrevivieron, reconstruyendo, relatando la construcción de la memoria.

Encontrar la palabra, encontrarnos con las palabras que puedan describir los hechos mas aberrantes que nuestra conciencia histórica nos permita recordar, el terrorismo de estado, el genocidio. Ponerlo en palabras, la sistematización de la información, la reconstrucción de la memoria permitió un mínimo resarcimiento a las víctimas. Aunque aún falta y mucho.

Este 24 de marzo de 2014 nos encuentra preguntándonos como ciudadanos y militantes de  derechos humanos trabajando por la memoria colectiva, y ya no hablamos de la memoria, sino de las memorias. Porque sería en vano repetir “Nunca más” si tenemos en la actualidad chicos detenidos y secuestrados como un plan sistemático de criminalizar la pobreza. Porque las prácticas de tortura siguen institucionalizadas en los ambientes carcelarios de nuestro país. Los mismos organismos que trabajan por la memoria de la última dictadura han comenzado a sistematizar también estas memorias y a judicializar los casos de violencia institucional para que si haya Nunca Más.

Pero transitando por estos caminos en el deseo de avanzar en la construcción de las memorias, nos encontramos en la ciudad de La Plata con dos hechos que producen un enérgico rechazo, profunda tristeza  y una conciencia que aún nos queda un largo recorrido de educación para desterrar ideas terroristas, genocidas . En los últimos días fue de conocimiento público las pintadas en la casa-museo Mariani Teruggi y en la secretaria de Derechos humanos de la Provincia “24 de marzo, Día de la Venganza Terrorista”, y llevan la firma de “Vanguardia de la Juventud Nacionalista”.

Paradójicamente,  madres y abuelas de  plaza de mayo han pedido durante todos estos años “memoria verdad y justicia” en todo su recorrido no han solicitado venganza, ni pena de muerte a los terroristas que torturaron, asesinaron y desaparecieron a sus hijos y robaron  sus nietos.
Chicha” Mariani aseguró en declaraciones periodísticas que “es muy feo todo, porque yo trabajé como toda la gente que estuvo cerca mío 30 años, sin agredir a nadie” y agregó que “este es un insulto gratuito a la casa, escribirla con pintura, anunciando la llegada de estos bichos nacionalistas, con palabras amenazantes”.

La Secretaría de Derechos Humanos provincial, a cargo de Guido Carlotto, resaltó que “el modus operandi da cuenta de la soledad y el odio en el que se encuentran recluidos estas personas: el velo de la noche es el único aliado que pueden tener para expresar un mensaje sin anclaje popular”.

Esta nueva pintada se trata de una provocación que no vamos a responder de ninguna forma que no sea con más militancia, más trabajo institucional y político, más amor para consolidar los valores que constituyen y le dan sentido a la consigna histórica Memoria, Verdad y Justicia”, agregaron desde la secretaría en un comunicado.

Pero es interesante analizar el mensaje “24 de marzo día de la venganza terrorista”, quizá para los genocidas sea una tortura “la memoria, verdad y justicia”.  Quizá les moleste tanto por encontrarnos unidos en las calles con infinidad de eventos culturales y marchas recordando el terrorismo de estado, recordando los 30 mil desaparecidos.

Quizá es una nueva señal que estamos construyendo una sociedad distinta, quizá solo haya que aclarar un error conceptual: Señores de la Vanguardia de la Juventud Nacionalista no se llama “Venganza” se llama “Justicia social”.

 

Juan Quesquén
Juan Quesquén
Periodista.

Comments are closed.